La entrega de esta tercera Evaluación de Desempeño Ambiental de Chile marca un hito importante en el camino hacia un futuro más sostenible para el país, guiado por las directrices proporcionadas por una organización internacional de renombre en el ámbito ambiental como la OCDE.

 

En un análisis exhaustivo liderado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Chile ha recibido su tercera Evaluación de Desempeño Ambiental (EDA) con un total de 36 recomendaciones clave para fortalecer su compromiso con la protección del medioambiente.

La Ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, junto con la Directora de Medio Ambiente de la OCDE, Jo Tyndall, encabezaron una ceremonia en la sede de la CEPAL para recibir los resultados de esta evaluación, que se llevó a cabo desde enero del año pasado.

Entre los aspectos destacados, el informe resalta los avances significativos logrados por Chile, como la adopción de la Ley Marco de Cambio Climático, la creación del Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP), y la promulgación de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor y fomento al reciclaje (Ley REP).

Sin embargo, la evaluación también señala áreas de mejora. La contaminación atmosférica sigue siendo un problema grave para la salud pública, mientras que los recursos para el desarrollo adecuado de las instituciones medioambientales aún parecen ser insuficientes. Además, se destaca la necesidad de una reforma fiscal verde y una mejor gestión de la crisis del agua, que está generando conflictos sociales.

La Directora Jo Tyndall enfatiza que aunque Chile ha avanzado en su agenda ambiental, aún enfrenta desafíos importantes como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la mejora de la calidad del aire y la gestión de residuos.

Las EDAs son ejercicios cruciales que evalúan las políticas y acciones ambientales de Chile, basándose en datos empíricos y evaluaciones de progreso hacia objetivos ambientales. Para esta evaluación, se realizaron reuniones y entrevistas con más de 20 instituciones del sector público, ONGs, academia, autoridades locales y expertos independientes, entre otros actores clave.

La Ministra Rojas destaca que el valor principal de la EDA reside en sus recomendaciones, que brindan orientación para avanzar hacia un modelo de desarrollo que equilibre el progreso económico con el bienestar ambiental y social.

 

EXTRAIDO DE: Futuro 360